Bar Palacio (Museo Fotográfico Simik)

El templo asturiano de los aficionados a la fotografía

14

5'

Compartir
Bar Palacio (Museo Fotográfico Simik)

El Bar Palacio – Museo Fotográfico Simik no es un simple bar. Además de su puesta tradicional, que lo convierte por su mobiliario e historia en un indiscutible café notable porteño, cumple otras funciones de índole social y cultural. Vecinos de Chacarita saben que allí encuentran siempre las puertas abiertas para descubrir las piezas de colección que exhibe Alejandro Simik, dueño del bar.

Fue él quien en el 2001 decidió reclutar objetos históricos relacionados con la fotografía, pudiéndose hoy ver alrededor de 200 cámaras de distintos países y épocas. Entre sus preferidas están las cámaras de madera que datan de 1860, reliquias de producción alemana, francesa e inglesa; pero sin dudas la estrella del lugar es el visor de imágenes estereoscópicas de 1893, que permite al visitante ver dos imágenes superpuestas de un mismo objeto generando un efecto de tres dimensiones.

Además de la colección estable, el primer miércoles de cada mes, el museo se renueva con muestras de fotógrafos contemporáneos. A este espacio de difusión se suman charlas y actividades pedagógicas: talleres de elaboración de imagen, de fotografía estenopeica y digital se encuentran entre la oferta educativa.

Mientras se aprecian todas estas piezas de valor, el bar sigue rindiendo homenaje al asturiano Valeriano Sierra, quien le dio nombre al Bar Palacio para recordar el pueblo homónimo que lo vio nacer. Sentado en alguna de sus mesas se pueden disfrutar las abundantes picadas y cervezas artesanales. Entre las minutas, cuentan los habitués, no se pueden eludir las milanesas con papas fritas. Y para coronar la salida, el bar además de museo también es escenario para músicos de jazz que se dan citan todos los martes y viernes a partir de las 20 h.

El Bar Palacio es una gran casa cultural para cualquier vecino de Chacarita y un espacio digno de conocer para habitantes de todas las edades y todos los barrios porteños. Allí la afición por la fotografía no es la mera exhibición de un capricho individual sino una pasión que busca congregar, compartir y dialogar con el público.


Bar Palacio / Museo Fotográfico Simik (Av. Federico Lacroze 3901)