Iglesia Santa Felicitas

Un templo que combina expresiones románticas y neogóticas

8

5'

Compartir
Iglesia Santa Felicitas

El ámbito conformado por la Iglesia Santa Felicitas, el Colegio Nuestra Señora de Lourdes y la Plaza Colombia, es hoy Área de Protección histórica por su riqueza cultural y arquitectónica.

A mediados del siglo XIX, el conjunto formado por las tres obras integraban el patrimonio de Felicitas Álvarez Guerrero, fallecida muy joven a causa del asesinato perpetrado por un pretendiente a quien la joven había rechazado. El hecho causó un gran impacto en la aristocracia de aquella época, y aún hoy nutre la historia de Buenos Aires. Los padres de Felicitas, en su memoria, hicieron construir la capilla en los jardines de la casa donde ocurrieron los trágicos hechos, y la pusieron bajo la advocación de la santa cuyo nombre llevaba la joven víctima.

La Iglesia Santa Felicitas fue proyectada en 1870 por el arquitecto Ernesto Bunge. Si bien carece de estilo definido, su fachada y algunos elementos del interior responden al eclecticismo, reuniendo expresiones neogóticas y neorrománticas, entre las que destacan la originalidad de sus líneas, la esbeltez de sus torres y las figuras de ángeles dispuestas en simetría. El interior, de una sola nave con crucero y cúpula, luce una elegante combinación de mármoles, estucos, y pinturas de mérito. La bóveda del crucero está decorada con escenas que resaltan dorados, mientras el altar mayor, los laterales y el púlpito son de mampostería policromada. Vitrales franceses y piso de mosaicos españoles son iluminados por lámparas con caireles de cristal que aún conservan sus tubos de gas de carburo. En los jardines existe una reproducción de la Gruta de Lourdes, obra dirigida por el ingeniero G. Kreutzer, cuyas esculturas son del artista italiano Juan Bellotti. 

La iglesia se inauguró en 1876. En 1893 comenzó la construcción del Colegio, detrás la capilla, en los fondos de la quinta donde tuviera su mansión la familia Guerrero. La construcción, ampliada en 1898, se extendió hasta la calle Azara.  En 1909, la habilitación del tramo de la calle Brandsen para unirse a la avenida Montes de Oca motivó la desaparición de una parte de los jardines de la villa. Desde 1994, la Iglesia dejó de estar abierta al público para obras de conservación e infraestructura, trabajos realizados oportunamente y que permitieron su reinauguración con la misa de Navidad de 1996. Desde entonces, La Iglesia Santa Felicitas integra un área de alto valor ambiental, con edificios que resumen variedad de épocas y estilos.


Iglesia Santa Felicitas | Isabel la Católica 520.