Museo del Humor

Un recorrido por dos siglos de tiras cómicas que hicieron reír a generaciones enteras

61

5'

Compartir
Museo del Humor

Conocido como “MuHu”, el Museo del Humor se inauguró en el año 2012. Su sede se encuentra en el tradicional edificio que perteneció a la Cervecería Munich, considerada una belleza arquitectónica ubicada en Puerto Madero. Con su encanto especial, el edificio diseñado por el húngaro Andrés Kálnay e inaugurado en 1927, tiene características tan particulares que merece ser una visita en sí misma. En su historia acogió, en charlas y tertulias, a políticos y personalidades del arte, las letras y el deporte, tales como Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Oliverio Girondo, Antoine de Saint Exupery y Norah Lange, entre otros. 

El MuHu fue fundado con la misión de difundir las piezas humorísticas de artistas e intelectuales durante dos décadas. Allí se encuentran quienes, con su trabajo, hicieron reír a generaciones enteras de argentinos. El museo cuenta con una amplia colección de ejemplares de humor gráfico argentino de los siglos XIX y XX, reuniendo las obras de los grandes maestros del dibujo, la ilustración y la caricatura, así como también las primeras historietas y trabajos de más de 150 artistas, conformando la más valiosa colección patrimonial del humor gráfico argentino y extranjero. Se encuentra muy cerca del Paseo de la Historieta, que forma parte de su patrimonio desde el año 2015. 
Para darse una idea de la calidad de las piezas exhibidas basta con mencionar a los miembros del consejo asesor del museo: Carlos Garaycochea, Guillermo Mordillo, Hermenegildo Sábat y el director del MuHu, Hugo Maradei.Uno de los mayores atractivos del museo es su muestra permanente dedicada a los comienzos del humor gráfico, en los que se destacan las revistas “Caras y Caretas” y “El Mosquito”, para seguir con“Patoruzú” , “Rico Tipo” y “Tía Vicenta” y, más adelante, “Satiricón”, “Chau Pinela” y “Humor”, hasta la época actual. Dicha muestra está compuesta por donaciones de los humoristas, piezas del Museo de la Ciudad y del Sívori, y por préstamos de coleccionistas particulares. Hay originales publicados por Dante Quinterno en Patoruzú, Guillermo Divito en Rico Tipo, Landrú en Tía Vicenta y otros clásicos involvidables en la historia de nuestro país.


Ingresar al MuHu y recorrer los más de doscientos dibujos, historietas y caricaturas exhibidas, resulta terapéutico. Las risas que nos aportan sus muestras, sumado al encanto de la antigua Cervecería Munich, en la Costanera Sur, lo convierten en un mágico paseo que alberga a los mejores creativos del humor gráfico argentino, que harán disfrutar con sus ocurrencias a quienes se acerquen a este gran museo argentino.